viernes, 5 de mayo de 2017

Travesía vuelta a nado a Formentera Respiralia 2017

He conseguido plaza para la edición de este año. Quiero comenzar resaltando este hecho debido a que las 240 inscripciones se agotaron en 10 minutos. No me extraña.

La cuestión es que se trata de una travesía muy especial. La más especial. En mi caso, desde que nadé en la edición de 2015, mi percepción de nadar en aguas abiertas cambió bastante. 

La travesía Respiralia nace de la mente de Carlos Pons y su fundación, con la intención de paliar y luchar contra los efectos que la Fibrosis quística produce en l@s enfermos que la padecen. Para ello, de entre otros eventos, destaca esta travesía, en la que, nadador@s de todos los niveles, se unen formando equipos para así unir a nado las diferentes etapas. El coste de la inscripción se invierte directamente en el tratamiento médico y de fisioterapia que trata de paliar los malditos efectos sobre estas personas, siendo, a mi juicio, el dinero mejor invertido.

Me encanta llegar a la isla y progresivamente ir encontrándome con nadador@s de otras ediciones, en donde la conversación habitual no es si has entrenado mucho o poco, sino que te preguntan sobre cómo te va y si te encuentras feliz y sano. Otro mundo, de verdad. Así sucede mientras acomodas tus escasas pertenencias en el polideportivo hasta que llega la hora de la presentación en el cine municipal y es allí donde no dejas de saludar gente ni un instante. En la presentación de la travesía, se nos explica cómo funciona la enfermedad, así sobre cómo se aplican los cuidados paliativos. Se nos muestra el vídeo presentación, normas básicas de convivencia y seguridad, y se nos invita a la cena presentación en el centro del pueblo, con música ambiente y mucha conversación rodeado de tant@s amig@s.

Una vez en el agua, se nos diferencia por el color del gorro. Los participantes sin FQ, nadamos con gorro de color rosa. Los participantes que por desgracia padecen FQ, nadan con gorro de color amarillo. Sobre estas personas, mientras se nada, hay que prestar atención y cuidados si fuera necesario, ya que, por su propia enfermedad, no disponen de la misma capacidad pulmonar. Me quito el sombrero por su esfuerzo y procuro nadar junto a ell@s conforme vamos enlazando con los grupos que han salido antes que nosotros. 

Las primeras etapas las nadé con Alberto y Martín. Alberto es un chico de Madrid que padece la enfermedad, pero de una forma poco agresiva, por lo que es capaz de llevar un buen ritmo de nado y para mi es un orgullo y un aprendizaje el hecho de poder compartir brazadas con alguien tan especial. Martín es un arco famoso entrenador (de famosos) afincado en la capital, muy simpático y agradable, del cual aprendí muchas cosas sobre entrenamiento y planteamiento de objetivos. Un grande.
En las siguientes etapas enlacé con un grupo de nadadores algo más competitivos, pero no por ello menos simpáticos, surgiendo de la nada mini competiciones que me sacaron fuera de punto en más de una ocasión, pero con las que me lo pasé en grande, sin desconectar en ningún momento del motivo real de la travesía. (Los kayac nos ponían en nuestro sitio rápidamente)

Y de esa forma transcurren los días en esta maravillosa travesía, hasta que se llega al último y emocionante día, en el que en la playa de Cavall d´en borras, todos los equipos deben haber preparado previamente una coreografía para el deleite del resto de participantes. Una auténtica panzada de reír. Después, por la tarde/noche, tod@s vamos a ver la puesta de Sol y en la última noche somos menos buen@s y salimos hasta las tantas. O más. Qué menos!. 

Así que, dicho esto, os dejo un mini reportaje fotográfico y el vídeo filmado con un dron de la pasada edición.

Nuestra gran habitación. El acogedor polideportivo municipal.
Revista Respiralia acompañado por Martin Giacchetta y Alberto. Un valiente y excelente nadador con FQ.
Siempre con predisposición a saltar al agua pasándolo bien. 
Mi buena amiga Olga Grau. Muestra la cara típica por haber nadado cualquier etapa de esta travesía.
Míticos traslados de una etapa a otra a bordo del Capità Jack.
Míticas coreografías en la playa de Cavall d´en borras. Nuestro equipo en la portada en el diario de Ibiza .
Tod@s orgullos@s con nuestro ejemplar de dicho diario.
Más diario y yo junto a Alberto ansiosos a la izquierda deseando saltar al agua.
Días posteriores a la travesía en plan de playa.
Cicatriz conmemorativa de la edición 2016 a cargo de una roca inesperada.

Aquí el vídeo filmado con un dron:

              

No hay comentarios:

Travesía vuelta a nado a Formentera Respiralia 2017

He conseguido plaza para la edición de este año. Quiero comenzar resaltando este hecho debido a que las 240 inscripciones se agotaron en ...