domingo, 2 de marzo de 2014

Si nunca fallas


Si nunca fallas, entonces tus metas no son suficientemente ambiciosas. La comodidad es un estado del ser en donde encontrar descanso y renacer por un corto periodo de tiempo; es un sitio inhóspito y deprimente donde permanecer.

Si no te desafías a ti mismo a menudo, tus habilidades y tu efectividad se estancarán y se volverán débiles.

La razón por la que la vida puede ser tan gratificante, es precisamente porque puede ser tan difícil.

Cuando tus esfuerzos se encuentran con el fracaso, sabes que estás en algo; porque en el otro lado del fracaso hay un logro real, sustancial, que no llega fácilmente.

Tu intento de fracaso es simplemente la evidencia de que estás alcanzando lo superior, y lo superior es siempre la mejor dirección en la que viajar.

No hay comentarios:

Lo que no controlo.

Cuando las cosas aparecen sin querer, nada puedo hacer.  Como máximo, me ocupo de lo que puedo controlar y del resto, casi, por aprendi...