lunes, 15 de octubre de 2012

Todo lo que sucedió y lo que puede que suceda. (va una "tochana")

                                 

Se me había olvidado que tengo un blog en el que de vez en cuando escribía. Pudiera ser también que el propio círculo vicioso en el que lo había envuelto comenzara a no gustarme, pues hablar siempre de lo mismo me aburre. Como a todo/as imagino.

Han sucedido muchas cosas desde la última vez, desde mi crítica constructiva hasta el día de hoy. En muchos aspectos. Pensé incluso en dejar de nadar en aguas abiertas, no por gusto, sino por necesidad. Quien me vaya siguiendo en Facebook, sabrá más o menos lo acontecido días después de la TunaRace, cuando nadé los 11km de Marnatón (Tossa de Mar - Sant Feliu de Guixols). Fue un buen susto, a quien voy a engañar. Pero, por un suceso que aún es difícil de determinar con exactitud, pues hay varias versiones de lo que en mis ojos pudiera haber ocurrido, dejé de poder abrirlos en plena travesía. No podía hacerlo, pues si lo hacía la luz me cegaba y me producía dolor.

Llevaba unos metros enfadado con mis dos compañeros de travesía, pues tenía la certeza que andaban perdidos con sus cambios de rumbo constantes. La realidad era bien distinta, pues yo había perdido bastante nitided en mi visión, por lo que sin darme cuenta, imagino por la adrenalina de la competición, perdía el rumbo teniendo que reengancharme con ellos una y otra vez. Me daba cuenta del hecho, pero no del por qué. Tengo la fortuna de no ponerme nervioso ante situaciones de alto estrés, todo lo contrario a cuando he de posicionarme ante situaciones simples como pueda ser hablar en público, por ejemplo. No fui consciente del momento hasta que paré y me quité las gafas. Toqué con los dedos mis ojos y comprobé que los tenía hinchados, como bolsas. Apenas podía abrirlos y cuando lo conseguía apenas veía nada, todo era raro y molesto. Era una mar borrosa y una luz blanca difuminada en la que se entreveían formas.

Cuando ya me rendí alcé la mano y en seguida se personó un Kayaquista junto a mi. Cuando le expliqué y me vio comenzó a tocar el silbato para que así llegará una embarcación a mi altura y de ese modo poder sacarme de ese juego de luces y sombras en movimiento. La embarcación llegó momentos después, me agarraron de las axilas, me subieron a bordo, comenzaron a rociarme los ojos con lo que parecía ser suero fisiológico, pero no me aliviaba. Y llegamos a costa y me bajaron de la embarcación y pisé la arena y noté manos que me guiaban pero ya no podía ni entre abrir los ojos. No vi la meta ni a las personas que me preguntaban por cómo me encontraba. Me escocían los ojos a rabiar. Di las gracias que pude y fui trasladado en ambulancia al hospital, (en bañador slip, nada más) en donde me hicieron la primera e insuficiente cura y para casa gracias a mi familia de se desvivió por personarse en Sant Feliu lo antes posible. No me cansaré de agradecer a Ingrid y a Ferrán y David campá y Luis y largo etc... por la atención que recibí. Anímica y logística. GRACIAS.

En resumidas cuentas eso fue lo que me sucedió, y, en resumidas cuentas, a día de hoy, aún estoy en tratamiento y aún no he recuperado toda la visión de la que antes gozaba.

Cuando me "recuperé" de la lesión ocular volví a nadar una travesía de 6km. No hablaré de ella ni de los organizadores, pues no quiero darles publicidad. Ni buena ni mala. Nadé los 5,7km de nedaelmon. (nedaMarcelona) Comencé una nueva etapa de entrenamientos junto a Kiko Hervás, notando un cambio evidente en los volúmenes de entrenamiento así como en las presenciales con él. Sin quererlo se entrega un punto por encima del rendimiento habitual, y junto con la motivación de conseguir el objetivo del año 2013, se han cumplido los entrenamientos a raja tabla.

Nadé varias travesías más, resaltando la Marnatón de Cadaqués de 6,5km. Un espectáculo deportivo en el que nos unimos lo/as nadadore/as amateurs junto a lo/as nadadore/as profesionales. Nadé los 10km que separan Sitges de Castelldefels, organizado de nuevo por Marnatón, travesía en la cual mi cuerpo dijo basta. Semanas de gran volumen de entrenamiento más las travesías descritas, más trabajo, más vida. Inevitablemente se llega a un punto de inflexión en el que valorar los pros y los contras.

Sin ir más lejos, este fin de semana debería haber asistido a la última travesía de la temporada. Una de las mejores por organización y ambiente. Hablo de Radikal Swim. En la mañana de la prueba cuando sonó el despertador vi claro que no podía ir a nadar. Me sentía agotado física y mentalmente tras unas semanas duras de trabajo y, volúmenes de natación muy elevados. Apagué el despertador y me di la vuelta para seguir durmiendo y descansando, lo encesitaba más que ninguna otra cosa y eso pienso hacer de aquí a 3 semanas. Descanso y desconexión.

Se prevé un año duro de natación "amateurmente" hablando, siempre y cuando los ojos me lo permitan, pues está claro que si mis ojos van a resultar dañados por nadar en aguas abiertas, sea por el motivo que sea, priorizando a cualquier objetivo deportivo, evidentemente, dejaré de nadar.

Cuidaros y ser felices y perdón por la "tochana".

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Delfin! Cuanto tiempo sin escribir por aqui... se te hechaba de menos!Aiss que sustillos nos das... ten mucho cuidadin y cuidate mucho esos ojitos bonitos!

Un beso!
Jenny.

Anónimo dijo...

Delfin! Cuanto tiempo sin escribir por aqui... se te hechaba de menos!Aiss que sustillos nos das... ten mucho cuidadin y cuidate mucho esos ojitos bonitos!

Un beso!
Jenny.

Travesía vuelta a nado a Formentera Respiralia 2017

He conseguido plaza para la edición de este año. Quiero comenzar resaltando este hecho debido a que las 240 inscripciones se agotaron en ...