martes, 11 de octubre de 2011

Se acabó esta. Llegará otra.


Se ha acabado, y llevaba muchos días pidiendo la hora. Más mental que físico, pese a llegar caminando a la arena cual muñeco de tente en mi última travesía. No ha sido fácil. En muchos momentos de esta larga temporada no lo he pasado del todo bien. A los que no somos profesionales, nos influyen muchos factores externos, muchos de ellos de verdadero peso. Una de las lecciones que he aprendido este año, ha sido la de adaptar el entrenamiento a la vida, no al revés, ya que muchas veces de forma inconsciente se prioriza lo primero a lo segundo.

Arrastrar una lesión no es fácil. Se suma a ello la ansiedad por ver como día a día se pone una cruz a los pasados, y observas ese día más cerca. El día que llevas tanto tiempo esperando, y por el que tantas dudas te surgen al no mejorar, pese a poner todos los cuidados posibles, recibiendo consejos, mimando, probando, todo por mejorar algo que temes sea imposible mejorar. Ello repercute directamente en el trabajo, y en las tomas de decisiones, pues a veces aunque no se quiera, el cuerpo ha de exponerse a situaciones difíciles en las que se requiere mucha fuerza.

Ha sido una temporada en la que he tomado decisiones muy serias, deportivas, claro, pero sobre todo profesionales, en las que me he jugado todo a una carta, y en las que por suerte he conseguido salir airoso, y por qué no, muy reforzado. Todo ello conlleva un coste energético importante. Viajes, cursos, trabajo, entrenamientos. Todo adelante, durante meses, centrado en llegar en plena forma al día "D". No me cansaré nunca en decir y agradecer, que esta perseverancia conseguida, esta continuidad y estas ganas de conseguirlo son debidas a alguien, a quien no nombraré. Los que me conocen saben a quien me refiero. Entonces, gracias a ti de nuevo.

Pienso que salgo muy reforzado de esta experiencia pionera en mi, todas esas situaciones difíciles, tomas de decisiones, combinaciones casi mágicas para poder asistir a clase y nadar al acabar el día, peleándome en los carriles de las piscinas públicas del norte de España. Pienso que todo ello suma, y que pese a no verlo durante esta temporada, ahora en frío, parece como si todo esto comience a coger color. Así que aprovecharé el rebote de esta temporada, y trataré de subir otro escalón más. Pues pienso que todo lo aprendido, sudado, nadado, hablado, debe valer para algo.

He nadado los 9,5 km de Nedaelmon que rodean la isla de Sa Dragonera en Mallorca, he nadado los 25 km de XTRM Events que separan la isla de Cabrera con la isla de Mallorca, he nadado los 5,7 km de NedaMarcelona en Barcelona, he nadado los 7 km de Radikal Swim en la bella Costa brava, he nadado los 10 km de Marnaton que separan Garraf de Sitges... Y no hablaré de tiempos ni de resultados, pues como en otras entradas he dicho, por las webs de las pruebas andan los resultados de los cuales me siento muy feliz. Tampoco tengo que demostrar nada más que las ganas de superación, y en cualquier caso, por encima de todo, demostrar una buena actitud hacia el deporte que amo.

Cuidaros y ser felices.

No hay comentarios:

Parte 2 (5,3km): Travessia Neda el mon illes Medes per la Marató de TV3. Crónica.

- Continua... Fotografía en la que se observa el recorrido de la primera travesía, bordeando la costa, así como el recorrido desde la ...