martes, 21 de diciembre de 2010

Sentado en mitad del comedor


Tantos momentos vividos en esta etapa relativamente corta, me dejan "embobao". Mis allegados lo notan, pero no son cansinos. Me dejan hacer y respetan mis vacíos. Este es un punto importante. Se conoce que esto funciona como una montaña rusa, y tantos momentos buenos, como malos, toca atravesar. No quisiera dar ninguna lección de moral, ha salido solo, sin más pretensión.

Hoy, sentado en el suelo del comedor de mi casa, han venido a mi mente un aluvión de recuerdos. Sobre todos, los recientes. Pensando, ahí sentado en mitad del comedor, comenzaba a dar vueltas a mi vida actual, a lo que quiero representar, y lo que quiero demostrar dentro y fuera de esas paredes. Pero sentado, y pensando, he divagado sobre la idea de trasladar lo que represento o demuestro ahí fuera, ahí dentro. Entre mis cuatro paredes.

Entre esos recuerdos recientes que han venido hoy a mi mente, recuerdo cuando tirado por el cable-guía, subía directo a la nave. En varios momentos de la ascensión, miré la altura, el azul del agua, y lo pequeña que era la zodiac a esa altura, y lo pequeño que era yo ahí colgado, entre el agua y la máquina. El zumbido de los rotores, el agua erizada de blanco espumoso... Pero también sentí lo grande, inmenso, y feliz que me sentía. Recuerdo también, cuando con la tabla de Surf, espero sentado la serie buena. Veo esa ingente masa de agua elevarme y bajarme como si nada, me eleva y me baja dentro de esa onda, dentro de ese armonioso movimiento, en ese artístico contraste de colores que regala la puesta de Sol.

Y de vuelta al suelo de mi comedor, ahí sentado, dando vueltas sin parar a esta cabeza, intento trazar una guía dentro de mi espacio, o de mi hogar, o de mi nueva casa, o de mi primera casa.
Querría hacerlo bien, querría sentirme orgulloso, y que mis seres queridos disfrutaran de ese entorno tanto o más, que io.

Es una novedad para mi, como tantas otras. Quizás esta es algo más importante, algo grande diría io. Es por ello que llevo cuatro días sin entrenar, y por ello es que estoy más cansado que si hubiera entrenado. Merece la pena.



Cuidaros y ser felices. Merece la pena.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Seguro que lo vas hacer genial... pinsa que empieza una nueva etapa y vas a ser muy feliz en tu nuevo piso!! sabes que te quiero mucho amore?

Jenny

el viajero del faro dijo...

Felices fiestas, compañero!!! A seguir disfrutando, a seguir sintiendo esa adrenalina que nos llena de vida y a seguir proyectando hacia fuera... pero desde dentro... todo aquello que queremos lograr... y compartir...

Merece la pena!!!!!

Un abrazo!!!

Anónimo dijo...

Tanto darle vueltas a la cabeza y no te acuerdas de ir a ganar dinero.
Feliz Navidad.

"""Hanónimo"""

Travesía vuelta a nado a Formentera Respiralia 2017

He conseguido plaza para la edición de este año. Quiero comenzar resaltando este hecho debido a que las 240 inscripciones se agotaron en ...