jueves, 16 de diciembre de 2010

Helimer 204, y el frío.


Hoy he vuelto a volar.

De nuevo he sentido la intensa sensación del agua fría. Me ha hecho recordar que por mucho que nos cubramos con el aura del Mar, somos algo ínfimo entre sus aguas.
Y más que emocionarme como la otra vez, sentía rabia y ganas de cambiarme el uniforme. Ganas de no parar de hacer lo que estaba haciendo, y volar y mojarme y que me duela lo que me tenga que doler si merece la pena como lo valía ese momento.

Cinco nudos tenía el viento helado, y las olas un metro. Hacían de la travesía hacia Sitges en la nueva Zodiac, algo divertido, algo recordable. Al llegar, la estampa del Helimer 204 siempre me sobrecoge. El zumbido de los rotores es espectacular, y rápidamente te colocan en situación y, en mi caso, hace que me ponga un tanto serio. Creo que la situación merece un poco de cordura.

De tres maniobras constaba la práctica, y como si de doce se hubiera tratado. Me encanta y disfruto al notar la fuerza del cable-estante cuando tira de mi con fuerza hacia el interior del helicóptero. Es único. No quería irme, ni notaba los pies por el frío, pero ese es un dolor asumible ante tal experiencia. Y lo es en todos los sentidos, desde la propia experiencia que volar y colgarte y descolgarte y nadar te aporta, hasta, sobre todo, el valor humano y la profesionalidad que los tripulantes de los diferentes Helimer demuestran. En este caso, por el Helimer 204.

Me siento muy afortunado por formar parte de estas practicas asiduamente. Me proporcionan el contacto y la experiencia que necesito para conseguir el objetivo real. Me motivan y me dan aspas para que lo intente sin cesar.


Agradecer de corazón la llamada previa que siempre recibo de Lorena, (Técnica y coordinadora de socorros y emergencias, Salvamento Marítimo).

No es mi política, pero colgaré una foto. Cuidaros y ser felices.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Y el sentir que estás ahí... tiene que ser espectacular.

Y creer, aunque sea un simulacro, que es todo muy real. Que es tuyo y que esto ya no te lo quita nadie.


Ü

el viajero del faro dijo...

enhorabuena!!! a seguir disfrutando!!!!

Angel "unaquilla" dijo...

Tela, tela, tiene que ser la leche se deve disparar el corazon, un saludo.

io dijo...

Ü: afortunado, esa es la palabra. Gracias por seguir ahí. :-)

Viajero: Gracias, espero, y poder contarlo y que lo leas.

Ángel: es vida, es ganas de no perder esa sensación, algo que te supera infinitamente en fuerza, y te hace volar. Y que haciendo esas barbaridades controladas, se pueda ayudar a personas que están en serios apuros. Es un modo de vivir.
Gracias amigo.

Travesía vuelta a nado a Formentera Respiralia 2017

He conseguido plaza para la edición de este año. Quiero comenzar resaltando este hecho debido a que las 240 inscripciones se agotaron en ...