lunes, 4 de octubre de 2010

Esta es larga, también.


La verdad, no se bien por donde comenzar. Trataré de dividir en dos o tres partes esta entrada, ya que han sido tres los días que he vivido con relativa intensidad. Cada día a su manera, dejando huella de distinta forma. Pero huella han dejado.

Voy a enumerar el primero:

Quizás también, el que más sentimiento y nostalgia me provoca. No voy a esconder que uno de mis principales objetivos es acceder al puesto de NADADOR DE RESCATE de Salvamento Marítimo. Tantas veces he imaginado el momento de volar en el HELIMER, tantos vídeos de rescate y prácticas, tantas charlas con mis amigos.

El jueves por la noche me dieron carta verde para las prácticas que el HELIMER 204 iba a realizar en la zona de Garraf, precisamente en la zona en donde dos días después se iba a celebrar la Marnatón. Sentí nervios como hacía mucho tiempo no sentía. Por varias razones, pero sobre todo, porque la emoción me superaba. Quizás todo esto fuera el comienzo de un sueño.

Me reuní con mis compañeros de la embarcación LS-Neptuno, con base en Port Ginesta, a las 18h del día "D". Un ligero briefing, nos ponemos los neoprenos, (en concreto, yo, me pongo mi querido y delicado Aquaman cell gold), y salimos con las zodiacs hacia unas 3 millas mar adentro, donde según coordenadas facilitadas al "bicho", allí nos encontraría.

Era una tarde con una puesta de Sol brutal, acrecentada por verla desde mar adentro. El Mar a esas profundidades coge un color azul intenso, un agua limpia y cristalina, comparándola, claro, con la revuelta por la arena de la costa. Así que con ese entorno, nada más llegar, me tiré al agua a disfrutar de ese momento, y de paso, sentirme tremendamente afortunado por ello.
De repente, un sonido lejano, un estruendo de rotores. Lo vimos llegar de la zona del canal olimpico, con su inconfundible silueta y colores blanco y rojo. Miguel nos puso en pre aviso por la simpatía de este comandante, y tripulación, y no tardé en comprobarlo cuando en forma de saludo, el Agusta-Westland 139 pasó a unos escasos 7 metros de nuestra cabezas, creando un torbellino de agua brutal. Impresionante, piel de gallina.

Desde el helicóptero, y por radio, nos ordenaron a los dos nadadores que saltáramos al agua, ya que harían una vuelta de reconocimiento, y posteriormente se descolgaría el nadador en marcha... Lágrimas.
Así lo hicimos, y vimos sobre volar nuestras cabezas a esa maravilla y su estruendo. Vimos descolgarse al nadador, volando bajo. Un espectáculo.
El primero en subir fue mi compañero, y divisé como iría la práctica, cosa que me tranquilizó al poder pautar un poco los movimientos y así facilitar la tarea del rescatador. Así que escasos minutos después, el rescatador se lanzó de nuevo en mi búsqueda. Yo nadé hacia el también, casi sin poder respirar por la nube de agua creada por las aspas y su increíble fuerza.
Al llegar junto a el, me saludó con un toque en el hombro, sacó la cincha estiré los brazos y me la coloqué por debajo de las axilas. Me abrazó con las piernas, dio un ok con el pulgar, y el cable comenzó a tensarse y comenzamos a subir y comencé a sentir aún con más fuerza que lucharé por esto a muerte.
Una vez llegados arriba, el operador de grúa me saludo con un abrazo y me dijo Bienvenido, que disfrutara de eso...
Nos dimos "un tráfico" por la zona de Garraf, hablé con el joven rescatador de 23 años, con el operador de grúa, con el fotógrafo que iba en la tripulación...Me di cuenta que son los amos, en su trabajo, en su vida. Una vida única llena de adrenalina y recuerdos, pero sobre todo, son los amos en humildad. Un gran ejemplo a seguir.

Al acabar, nos descolgamos al agua igual que hizo el rescatador, es decir, sentados en el filo de la cabina, el operador de grúa nos indicó la posición de los brazos para mayor comodidad una vez colocada la cincha, comenzó a subir el cable hasta que nuestro cuerpo quedaba descolgado en el aire, justo por debajo de las hélices, y se despidió con un golpe de colega en la espalda... TODA UNA EXPERIENCIA!
Para despedirse, creando un ambiente de amistad brutal, el comandante por emisora dijo que ambas zodiac se pusieran en paralelo, que ellos, con el helicóptero nos escoltarían hasta tierra... Y así lo hizo. El Helimer se plantó a escasos metros de altura justo detrás, avanzando ladeado para que el fotógrafo hiciera fotos desde arriba... ESTO ÚLTIMO FUE ABSOLUTAMENTE IMPRESIONANTE.
Finalmente nos dio las gracias a todos, soltó unas cuantas bromas por la emisora, y comenzó a marchar dirección sur, a Reus, concretamente. Lo bueno de esto. En un mes otra, así siempre.
(Las fotos, por orden, en mi disco duro)

--Cambio de tercio--


Voy a enumerar el segundo:

Con la resaca de la práctica de salvamento, me presenté en la Marnatón 2010, (Garraf-Sitges), que para desconocidos en la materia, consta de 10.000 metros de natación en mar abierto. Esta era su primera edición, y de los 134 inscritos, en la línea de salida habían 94, (creo no equivocarme en la cifra).

Es una travesía que he preparado en 3 semanas, sumando claro está, el entreno así que he ido haciendo en series cortas preparando los triatlones.

Le tenía mucho respeto, mucho, por lo que desde un principio salí muy conservador, no quería forzar lo más mínimo hasta bien entrados los metros, y viendo claro que pudiera hacerlo. Y así lo hice, asustándome de todos modos allá por el km 2, ya que me dolían los hombros en exceso, y no era normal, ya que llegué a la prueba muy descansado. Advertí que podría deberse al neopreno, por lo que paré un momento, y recoloqué el neopreno a la altura de los hombros, dándole más holgura y comodidad. Acerté.
De ese modo seguí nadando largo, en punto muerto, y cada vez me notaba más caliente, más suelto, y comenzaba a ser optimista con mis sensaciones. No seguí pies algunos, únicamente me fije en mi estado físico.

Después del avituallamiento del km5, coincidí con un grupo de cuatro nadadores que me alcanzaron mientras yo bebía. Me invitaron a unirme, por lo que los esperé escasos segundos a que iniciaran la travesía, y de ese modo nadar en grupo. Y la verdad, fue un acierto. Nadé en paralelo a un chico, y los otros dos detrás. Ritmo alto y cómodo, ayudados por la compañía y el pique que surge en estos casos. Así hasta el km7, donde fueron dos tragos rápidos, ya que mi cuerpo solo pedía agua, nada de sólidos ni isotónicos. En ese punto me notaba muy bien, mucho, y decidí apretar el ritmo. Solo me siguió el chico que tenía en paralelo, y los otros dos se descolgaron. Cogimos a unos cuantos nadadores que vimos adelantar a unos metros de distancia, y así llegamos al km9, donde de verdad, no me esperaba encontrarme tan bien, por lo que decidí vaciarme en ese último km que quedaba hasta la meta.

Recuerdo que iba nadando mirando el paisaje, mirando primero el pueblo de garraf, luego la cementera de vallcarca, la cala morisca, port d´aiguadolç, y lo que más me motivo y me hizo sonreir, ver en cada brazada l´esglesia de sitges...
Llegué a meta solo, por suerte descolgué al nadador que me acompañó unos 4km, y se lo agradezco. El recibimiento fue espectacular, gente aplaudiendo, gritando MUY BIEN!, MÁQUINA!... fotos, medalla, mis amigos/as, mi familia...

Un gran recuerdo, una recomendación para todo el/la que quiera hacer un reto de buenas dimensiones.
(En este caso, también, las fotos en mi disco duro)


El tercero no lo voy a enumerar. Bastante hay con estas dos largas medio historias.


Sensaciones al límite el primer día, calma y serenidad en el otro. Siempre con el mar. De distinta manera.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Perfecta explicación de sensaciones y emociones... lástima que no podamos verte la brillantina de los ojos mientras lo explicas


Lucha siempre por tu objetivo


Ü

Anónimo dijo...

Saludos, compañero que todavía no conozco.
Primero me presento, soy Miky, uno de los patrones de la Neptuno,lo segundo, me ha gustado tu relato ya que con David (el piloto del Helimer 204) siempre hay un buen rollo impresionante.

Tan solo apuntar, que en la comida se acordo no dar publicidad a los saltos, ya que es una maniobra prohibida a toda tripulación del Helimer y se juegan su puesto de trabajo.

Sin más agradecerte tu aporte y espero verte en el siguiente ejercicio.

Por otra lado transmitirte mi admiración, como miembro de salvamento participé en la Marnaton, y disfruté muchísimo de vuestro esfuerzo, no era fácil.

D.Luis dijo...

Hola David,
Fuerte con ello y espero que consigas lo que te propones:-)

io dijo...

Ü: La brillantina en los ojos la tenía en ambos momentos, ahora es solo nostalgia. Besos guapa.

Miky: no hemos coincidido por ahora, pero si había oído hablar de ti. Ahora toca conocernos y vivir juntos situaciones así!. Un saludo!

D.Luis: eso espero, y estoy poniendo mucho empeño. Y creo, que tu también deberías aplicarte el consejo!. Un abrazo y gracias por seguir visitándome! :-)

Angel "unaquilla" dijo...

eres un crack que mas se puede decir, un saludo.

el viajero del faro dijo...

Impresionante!!! y enhorabuena... me has hecho sentir totalmente la emoción de lo que has vivido...

Una de las cosas que he aprendido en la vida es que los sueños si son honestos y auténticos... se terminan cumpliendo... siempre que pongamos toda nuestra pasión y empeño en ellos, y eso veo que lo tienes, así que pa´lante...

Yo de pequeño me veía en la pantalla grande y de gira sobre un escenario... y nadie me ha podido quitar la idea jamás... en la pantalla ya me he visto varias veces... y de gira, lo sé, me veré cuando llegue el momento... Queda poco!!!

Mucha suerte!!!

io dijo...

Viajero: que sería esto sin sueños o ideales. Pienso que son tan necesarios como el comer y el beber.
Poco a poco te harás un hueco. Tal y como eres, tienes un público obligado.
Un abrazo enorme!

Travesía vuelta a nado a Formentera Respiralia 2017

He conseguido plaza para la edición de este año. Quiero comenzar resaltando este hecho debido a que las 240 inscripciones se agotaron en ...