miércoles, 11 de agosto de 2010

Anclado


Sigo anclado.

En aquella tierra y en aquel mar que me hicieron saltar las lágrimas. Recuerdo tantos instantes, como tantos largos ratos cada minuto. Y no sé si debo preocuparme, regocijarse mucho en el recuerdo es bueno, pero tanto... no sé io.

No he vuelto a la playa desde entonces, desde la vuelta. Quedó grabada en mi mente una frase de un autóctono que decía... "toda la demás agua que no sea la de aquí, es leche pascual...", y no sé si deberé creerlo, pero al menos, me lo he tomado al pie de la letra.

El día siguiente de la vuelta del viaje, tuve una travesía de las mejores y más largas que he podido hacer. Nadamos Rich, Nuria, Cristina, y io. Desde Port ginesta hasta el puerto del Garraf y, claro, con la correspondiente vuelta. Cabe decir, que las aguas del espigón de garraf son clarísimas, con una gran visión del entorno y de la cantidad de peces que te encuentras hurgando entre las rocas.

Al menos, en esos momentos, no me pareció tan dura la vuelta.

Mañana, después de escribir esto y dormir y esas cosas, volveré a nadar en mar abierto. Por fin. Volveré aunque el agua sea de leche pascual. Nadaremos esa travesía de nuevo y, de paso, también, volveré a que me de el Sol mezclado con el agua salada.

Llevo muchos días sin tocar la arena de la playa, parece que al ritmo del tiempo que hace que no la toco, me compungía por momentos... causa efecto imagino. Pero toca trabajar, de eso no cabe duda.

Lo cierto es que me he visto como hacía tiempo, como en alguna otra ocasión, bajando las escaleras hacia la piscina, diciendo... "qué hago io aquí ahora...", sin objetivos ni propósitos deportivos a corto plazo, más bien, largo, largo... Y como en esas veces, al igual que en las lesiones físicas, toca descansar, pero en este caso, para curar o regenerar algo tan importante como es la mente, vaciarla del todo y alejarla de lo que la disciplina del entreno y la disciplina de la vida, suponen para ella.

Como en la entrada anterior, creo que me estoy mal acostumbrando demasiado a la buena vida, a los buenos momentos que estoy consiguiendo vivir, y parece, que a la hora de ponerme serio, no estoy siendo capaz del todo.

Yo diría que demasiado bien ando, o nado, y tampoco me apetece mucho acelerar el ritmo.

..................................................................................... :-)


No hay comentarios:

Travesía vuelta a nado a Formentera Respiralia 2017

He conseguido plaza para la edición de este año. Quiero comenzar resaltando este hecho debido a que las 240 inscripciones se agotaron en ...