miércoles, 29 de julio de 2009

Varios


Cuando te plantas en la orilla del mar previo a la inminente salida de un triatlón, el nerviosismo aflora por más que lo quieras controlar.

En esta ocasión, allá donde mirara veía auténticas máquinas de las tres disciplinas, y me costó un rato decidir el hueco de arena que ocupar...sabía que iba a estar medio delante, así que necesitaba unos buenos pies que seguir, a la vez que evitar manos que me tocaran los pies creando mi particular agobio.

Inmerso dentro del grupo del Prat triatló fui entablando conversación típica de triatleta...que si estoy cansado, que me falta entreno, que me duele aquí, que si estás muy fuerte, que si todos te vamos a ir a pies, etc...palabras que en cierto modo marcan el puesto y la intención a seguir de cada uno.

Decido ponerme a pies de mi amigo Julio Cardo, con la única intención de ir a bloque aunque sean 100 metros, y después ir tirando como buenamente pueda, ya que siempre se hace hueco entre el primer grupo y nosotros, por lo que quien rompe el agua son mis hombros y los de alguno más.

Me sorprende la extraña sensación que tengo en el agua, voy cómodo, pero no puedo forzar más, y mis piernas las tengo ahí porque están unidas al cuerpo, no por mi voluntad de movimiento...igualmente voy metido en el grupo de 4 y vamos avanzando, que ya está bien.


Otro dato importante y básico, es que una de las normas básicas del triatleta, es la de fijarse en el lugar exacto de la zona de su box...no lo hice y me pasé de pasillo, y lo pagué... La obligación de dar la vuelta completa a todo el box del triatlón de barcelona implica correr unos 200 metros, y perder al grupo con el que has nadado, y por unos minutos, perder la esperanza en esa competición.

Pero aún y así te montas en la bici nueva, (que aún tengo que presentar), y te vuelves loco tirando hacia adelante, con rabia he impotencia, y ves que te siguen 3 triatletas colaboradores y comienza un baile de relevos digno de concurso, y gracias a eso cazamos a 1, a 2, y 3 grupos delanteros, llegando a enlazar con parte de mi grupo de agua...y es ahí cuando la esperanza en esa competición aparece de nuevo.


Y se llega al box de nuevo, y esa vez si que acierto, y me pongo las bambas y corro todo lo que puedo... Llegar con un pelotón grande después de la bici supone sufrir mucho en la carrera a pie si no quieres perder puestos, y por eso luché...y eso conseguí, ya que tan solo me superaron 4 triatletas, y yo superé a 3...así que contento llego a meta y disfruto del ambiente buenísimo que allí se respiraba rodeado de amigos/as, viejos y nuevos contactos se activaron.

(Gracias a Richard y a joan Valbuena por el genial finde que pase junto a ellos en el stand de Valbuena..."trabajar" con ellos es un placer y una risa).

Otro más hace el camino de nuevo.





Mañana sale mi vuelo a Ibiza, necesito esa desconexión y esa transición de nuevo en mi vida, salir y respirar, otro ambiente y otra gente que añadir, y otras personas de las que desconectar.

La mente tiene un límite, por más vueltas que le des y por más que busques la lógica y la salida, es difícil de encontrar o asimilar, mucho más aún decidir lo correcto o ideal por más que quieras.

Un año de sucesos en cadena, un año de esperas inútiles y de sentimientos renovados que ya pasan...imágenes que dejan un dolor y una alegría indescriptible, todos ellos como siempre rellenando el recuerdo de la vida pasada.

Necesito salir de aquí, de respirar otro ambiente y nadar en otros mares...analizar todo desde fuera mientras regenero y me planteo de nuevo todo lo acontecido...la vida es así, y a eso debemos atenernos.



Cuidaros y ser felices!!!!

jueves, 23 de julio de 2009

Queda prohibido.


Queda prohibido llorar sin aprender,
Levantarte un día sin saber que hacer,
Tener miedo a tus recuerdos…

Queda prohibido no sonreír a los problemas,
No lo luchar por lo que quieres,
Abandonar por miedo,
No convertir en realidad tus sueños…

Queda prohibido no intentar comprender a las personas,
Pensar que sus vidas valen menos que la tuya,
No saber que cada uno tiene su camino y su dicha…

Queda prohibido no crear TU historia,
No tener un momento para la gente que te necesita,
No comprender que lo que la vida te da,
También te lo quita…

Queda prohibido no buscar tu felicidad,
No vivir tu vida con una actitud positiva,
No pensar en que podemos ser mejores,
No sentir que sin ti, este mundo no seria igual.

By: Ana Benvenuto.

viernes, 10 de julio de 2009

Con estilo!!


Con el desafío de la Marnatón acercándose, estoy volviendo a entrenar la natación como a mi realmente me gusta, ya que estoy siguiendo una rutina de natación 100x100.
Hacía como un año que no seguía una rutina enfocada en su totalidad a este deporte, ya que comencé a centrarme en lo que a triatlón se refiere, casi olvidando el resto de estilos...

Combinando la natación de Mar abierto, donde disfruto de las impresionantes vistas del Massis del Garraf, junto con estos entrenos en piscina, voy notando como mi umbral aeróbico ha aumentado de forma notable, haciendo de este modo tiradas largas con una respiración controlada a ritmos elevados. (mis ritmos claro).

También trato de combinar lo mejor posible los entrenos de bici y carrera a pie, con el aumento de metros en piscina que he comenzado a realizar desde el triatlón de calafell, hecho que me supone unas 3h30min de entreno diario, si la bici no se alarga mucho.


Comienzo a notar el quemazón típico de la natación de estilos, donde la articulación trabaja de lo lindo en la combinación de los 4, haciendo series cortas y no tan cortas de estilos, 25-50-100-200-400...todo esto junto a las series de tiradas largas que hago de crol, para no olvidar las distancias de mar abierto.

Así que poco a poco espero estar con el ritmo y las ganas necesarias para acabar dignamente este primer reto que se acerca, y de ese modo nadar disfrutando por el precioso Cap de creus el día 5 de Septiembre.
En ningún otro deporte siento una satisfacción igual al acabar un entreno o competición, como en la natación.
Cuidaros y ser felices!!

jueves, 9 de julio de 2009

Shelby Cobra 427 de 1965


La situación llega a ser repetitiva, incluso al comenzar a dialogar noto como textualmente mi cabeza va cogiendo calor y se me nubla la vista...me gusta escuchar su voz y saber que está ahí, pero no de esa manera, no con el mismo guión aprendido de tantas otras actuaciones...

Eludo palabras y no hago caso, o si hago caso pero no las escucho, o si las escucho pero no las entiendo, o si las entiendo pero me duele reconocerlas, pero las acabo reconociendo y me pregunto el por que...

Duele separar y escoger...separar porque no es una manzana podrida dentro de mi cesto...escoger porque no es el color de la chapa de mi coche...hay mucha raíz y mucho fruto recogido en forma de risas, momentos y sentimientos, y esa raíz es sólida como la del mayor de los robles.

El principio me supera, y me obliga a seguir liviano de culpa, pero pesado de sentimiento, por lo que la estabilidad se encuentra más que mermada, y no paro de agarrarme en ramas que no me llevan a una copa fiable...y verde.

Miro atrás y rememoro momentos a los que no quiero juzgar, a los que simplemente...me contento recordando como buenos, como algo que forjó algo "inconducible", pero lleno de emoción...tal y como un Shelby Cobra 427 de 1965.



(Esto es solo un escrito basado en un recuerdo, que hoy ha venido a cuento.), (mañana quito esto). ;-p

Cuidaros y ser felices!!

jueves, 2 de julio de 2009

Uno más, se hace el camino


Siempre me ha gustado sentir los nervios previos a una carrera, ya sea puntuable o no puntuable.
Mi madre siempre lo nota a primeras de cambio, no haciendo yo muchos motivos para denotarlo, pero aún y así ella lo nota...
El día de antes suelo estar más pensativo, concentrado cual triatleta Pro...me dirás para que...pero me pongo así.
Siempre me gusta una vez puesto todo en su sitio en la zona de box, observar a los compañeros junto a los que voy a competir. Busco la espalda de nadador, las piernas de ciclista, y al gacela corriendo.
En esta ocasión, la espera fue de 1h30min. desde el inicio del triatlón para los no federados, féminas y juniors...así que ante el incesante calor, y observando bien al resto, me acosté literalmente en la arena a la sombra del arco de salida, junto a Freddy y javi Garrido unos muy buenos 20 minutos, en los que creo perdí el conocimiento algún rato que otro.
Nunca me gusta calentar en bici o corriendo antes de un tri, solo prefiero nadar hasta donde no hay ningún triatleta, y observar como DECENAS de medusas del tamaño de una lámpara de comedor, purulan por el fondo marino.
Dan opción a usar el neopreno, pero el neopreno es perfecto para el mal acostumbramiento a flotar sin esfuerzo, así que no hago uso de el, y solo voy de estreno con mi bonito mono Scott.
Justo antes de la salida una teórica estrategia de amigos, normas sobre seguridad y salida hacia el mar.

Natación extraña para mi, el mar tranquilo pero aún y así, extraña...no consigo mi ritmo de brazada, y los ojos se me van hacia las medusas en cada inmersión de la vista creando una sensación rara...esa sensación en la que en principio creo pensar que era una bolsa en mi mano, resulta ser una de las lámparas marinas, y lo que al principio parece solo un empujón, se torna en un intenso escozor que me acompaña todo el día...

Aún y con eso consigo ir en cabeza de mi grupo intentando buscar con la vista al grupito de cabeza para tener referencias, y veo salir a triatletas en lo pequeños instantes que me deja la respiración, pero no ubico su identidad ni mi posible puesto, así que sigo tirando con los GOLPES que alguien me da en los pies.

Es emocionante llegar a la orilla y ver a centenares de personas que te aplauden y animan, muchos no saben ni quien eres, o quizás tan solo les suenes de algo, pero te animan para que vayas a tope a por los de adelante, y en ese momento de agonía corriendo sobre la blanda arena mojada, intentas poner la mejor cara y saludar con un gesto a los conocidos que han ido a verte.

El momento de comenzar a pedalear una vez me calzo las botas, siempre me da mucho miedo, es al límite y a la caza del grupito que tienes a 25 metros...y recuperar 25 metros en bici no tiene explicación sobre el esfuerzo que supone...tus músculos quieren reventar...pero los ves llegar y sigues, y los coges, y les aprietas para que se queden, y te siguen y te aprietan, y te piden relevo, y ves que caen dos y sigues con uno, y vas a muerte hasta que se une otro que vuela en bici y te dice que te cojas a rueda, y lo haces...y pedaleas a morir con el y con el que nos acompaña detrás, y te das cuenta de que una moto de la organización se pone delante tuyo y toca una bocina al pasar por el público, y un speaker anuncia que somos el grupo perseguidor, y se te ponen los pocos pelos de punta...

Descalzarse las botas en marcha es un arte, dar los últimos pedales descalzo es curioso para la foto, y rodar 10 metros apoyado en un pedal a un lado de la bici es espectacular rodeado de tanto público aplaudiendo.

Pero eso pasa en escasos segundos, y de nuevo pienso en lo que tengo que hacer. En que debo dejar la bici sin quitarme el casco, y después quitarme el casco y ponerme las zapatillas de correr, y debo hacerlo rápido y dejar a mis compañeros de bici colgados detrás mio, y lo consigo y salgo bien...pero mis gemelos quieren estallar y yo no quiero parar, mucha gente mirando y mucha vergüenza que pasar...así que sigo, y poco a poco se recuperan y me ayudan a seguir, y a correr lo que mis 82 kilos me dejan...

Y me emociono al ver que voy de los 15 primeros, cuando me cruzo con los líderes y hago el recuento, y sigo corriendo he intento ir más rápido...y a parte de pasarme 5 gacelas corriendo...se me pasan por la cabeza muchas cosas, buenas y malas, recuerdos y personas.

Posado para la foto del colega que aún está por enviar, saludo a todas las personas que me aplauden en mi llegada en solitario...(momento increible y curioso para mi), y cruzo el arco de meta.

Me inflo a beber como si de un caballo se tratara, y a discutir la jugada con los compañeros.


Pd: gracias al triatleta con el que disfruté del circuito de bici, por las bromas que hicimos, y por los relevos a muerte que me obligaste a hacer. Espero ese email.
Gracias Robert por nuestra estrategia y perdona por no darme tiempo a enlazar en bici. Buena conversación al final. Todos tenemos historiones, y todos salimos adelante. Ánimo.



Esto es lo que viví en el triatlón de Calafell, uno más para la lista, y uno más que hace camino para el objetivo.


Travesía vuelta a nado a Formentera Respiralia 2017

He conseguido plaza para la edición de este año. Quiero comenzar resaltando este hecho debido a que las 240 inscripciones se agotaron en ...