jueves, 26 de abril de 2007

Posición final.

Al recibir la llamada sentí algo de miedo a la vez que "emoción", seria la primera vez que veía esa imagen en mi vida y debía de controlar los impulsos animales y dejar prevalecer los profesionales.

Luces y acción, después de atravesar el pueblo a una velocidad endiablada sabiendo que nadie me podia "denunciar", llegamos al lugar...cerquita de casa por cierto...

Nos reclamaron a nuestra llegada, la chica y los dos hombres que efectuaron la llamada, ella con la cara de espanto y congestionada, ellos con cara de sorpresa y deseando dejarnos el muerto a nosotros...eso era, un muerto en un parque de niños.

Guantes de látex y temple en las venas me puse. Al aproximarme me sorprendió la extraña posición final del individuo, estando el pecho tocando el suelo a la vez que sus nalgas también, en una retorcida postura incompatible con la vida y que ante su imagen te hace sentir con el estomago del revés...los brazos repletos de pinchazos de los que emanaba sangre seca y el regalito, un jeringa que a mi escaso entender habían dejado claramente sobre sus lastimosas y sucias ropas.

Siguiendo el protocolo de rigor, me aproximé y con mis dedos comprobé la circulación sanguínea...que sorpresa!!, no tiene!!, además de observar el bonito tono de piel que deja el rigor mortis, ese tono azulado en las partes mas cercanas al suelo, hecho que sucede cuando el corazón no bombea y la sangre deja de ser empujada, quedando quieta y estable como una balsa vencida por la gravedad.

De inmediato se lo comuniqué a mi superior allí presente..."a este lo han dejado así", hecho que rechazó de inmediato, manifestándome que, "este se a pinchado y del subidón se ha quedado así...", no obstante, la duda me embargaba...ya que esa posición anti natural, no se conseguía tan solo cayendo al suelo, tenia toda la pinta de a ver caído ladera abajo, con la consecuente caída de un metro y pico desde el banco de piedra hasta el suelo...ni aún así me quedaba contento, había algo que se nos escapaba.

Saco mi cámara y hago las fotos pertinentes, se rodea la zona con cinta y a los curiosos se les invita a abandonar la zona..."no hay suceso que llame mas la atención del humano, que la desgracia ajena".

Vienen los compañeros a certificar lo certificado, haciendo infinidad de fotos del lugar, del individuo, del suceso...y surge la idea..."a este lo han dejado así"...

Posición final que demuestra claramente lo dicho, jeringa que lo justifica, castañazo en la cabeza que lo corrobora...

Los que se rieron, ahora no me miraban...

No hay comentarios:

Parte 2 (5,3km): Travessia Neda el mon illes Medes per la Marató de TV3. Crónica.

- Continua... Fotografía en la que se observa el recorrido de la primera travesía, bordeando la costa, así como el recorrido desde la ...